José A Sierra, el campesino tolimense que se convirtió en uno de los más grandes empresarios del departamento

Esta es la historia del cajamarcuno que conquistó el mundo empresarial.

Hablar de José A Sierra es pensar en uno de los hombres más exitosos en el campo empresarial y de negocios del Tolima, sin embargo, para llegar a donde está ahora tuvo que pasar por un mar de vicisitudes y sortear kilómetros de dificultades que han forjado su carácter a lo largo de su vida.

La historia de José A Sierra empezó hace 75 años, un jueves 13 de diciembre del año 1945, pocos meses después que la Segunda Guerra Mundial terminara y dejara sumida en la pobreza, el hambre y el dolor de la muerte a millones de personas en el mundo.

Pero su madre, Jacinta, de origen santandereano y su padre, Abdón Sierra, boyacense, estaban lejos de los problemas de los Nazis alemanes, de la persecución judía, el ataque a Pearl Harbor y las bombas atómicas en Japón, no obstante, vivían sus propias tragedias en las hermosas montañas verde esmeralda de Anaime. 

La muerte, doncella que toca a la puerta de todas las almas, se presentó muy rápido en la vida de José y sus hermanos. Cuando él solo tenía tres años y algunos meses de vida su progenitora cayó de un caballo y su existencia se apagó, robándole la posibilidad de ver a sus hijos convertidos en hombre y la alegría de sostener en su regazo a sus nietos.

Jose A Sierra en su Juventud
Jose A Sierra en su Juventud
Suministrada

Luego de eso la familia Sierra, papá y cuatro hermanos, se centró en trabajar el campo y recoger los frutos de la tierra, sin embargo, otro flagelo que desangró al país del sagrado corazón llegó a sus vidas. Era la terrible ‘Violencia’, un conflicto fratricida entre liberales y conservadores que había cobrado la vida de miles de colombianos desde la guerra de los mil días y que, para aquel entonces, los años 50, mientras el mundo se sumía en una guerra fría, en Colombia corría la sangre caliente de aquellos que el trapo rojo o el trapo azul era cuestión de matar o morir.

Pero para Don Abdón, Patriarca de los Sierra, el ser víctima o victimario de en medio del conflicto político no era una opción, y lo último que quería era ver más fragmentada a su familia, razón por la cual decidió dejar su finca en las montañas cajamarcunas y probar suerte en Ibagué, en una salsamentaría en La Plaza 21.

Desde su adolescencia José A. Sierra empezó a dar luces del buen negociante en el que se convertiría, pese a su corta edad comenzó a trabajar con curuba y maracuyá, pero siempre pendiente de sus estudios, logrando terminar su bachillerato.

Muy joven entabló amistad con muchas personas que tiempo después se convertirían en sus socios y colaboradores, entre ellos a Jorge Aldana, con quien empieza a trabajar en la Empresa Colombina, iniciando en el área administrativa, luego pasa a ventas y en menos de 12 años ascendió a subgerente y gerente de la compañía, demostrando sus grandes dotes como negociante y compromiso con la excelencia.

En medio de las correrías propias de su labor de ventas José conoce a Luzmila Pineda, quien se convertiría en el amor de su vida y el apoyo y pilar más importante de su existencia. Se conocieron jóvenes… Ella solo tenía 18 años y era de origen humilde, pero en sus ojos ardía la misma llama que brillaba en el corazón de José A, por eso no fue raro que en menos de seis meses terminará dándole el sí ante el altar el 16 de enero de 1971 e iniciaron a una larga vida juntos.

Pero esa misma vida no es un campo de pétalos de rosas, como ya lo sabía José A Sierra, luego de la muerte de Jorge Aldana, su amigo, muchas personas terminaron perdiendo su empleo en Colombina, y por varios problemas económicos muchos de los antiguos empleados, entre ellos José, vieron cómo hasta la liquidación parecía diluirse en medio de excusas.

Fue como volver a empezar, pero José A Sierra ya tenía en su mente muchas ideas, iniciando en su propia casa de alquiler un negocio de distribución de dulces, los cuales compraba al por mayor y en bolsas, acompañado de su esposa y usando un peine y una vela, empacaba esos caramelos y galletas que después iban a parar en las tiendas y casetas de Ibagué. 

A la par, Luzmila también inició su proyecto de costura, donde de forma autodidacta y guiándose por modelos de revistas empezó a confeccionar muñecos y demás productos textiles.

Con el paso del tiempo José a Sierra empezó el modelo de negocio que lo llevaría a la cima, el de distribución de productos, eso sí, en su pequeña empresa ubicada en la calle tercera con carrera 17, él era el propietario, mensajero, administrador, distribuidor y conductor. Poco a poco su empresa empezó a crecer y a él se sumaron muchos de los compañeros que lo habían conocido cuando laboraban en Colombina, entre ellos su secretaria personal, Gladis, quien ha sido su mano derecha desde hace más de 45 años.

La Familia Sierra
La Familia Sierra
Suministrada

Pero a la historia de José Sierra volvería a relacionarse con un Aldana de Neiva, más propiamente Absalón, hermano de su ya desaparecido amigo Jorge, con quien funda el 3 de septiembre de 1979 Distribuciones Aldana & Sierra, cuyos negocios se extenderían por todo el Tolima grande y Caquetá. 

Pero la metástasis del conflicto que les había quitado hace décadas su vida en el campo en medio de la violencia volvió a atacar la vida de José A Sierra y su socio.

El reducto de campesinos liberales que se habían armado en Marquetalia para hacerle frente a los ejércitos conservadores había mutado y recibido ideas extranjeras que hablaban de un nuevo sistema de gobierno que había derribado a los magnánimos zares, emperadores de Rusia, puesto a Mao en la mística China comunista, a los Castro en la Isla de Cuba y que deseaban que Colombia siguiera el ejemplo rojo, estas guerrillas en una parte del camino perdieron sus ideas de revolución y terminaron por convertirse en el azote de las empresas colombianas, entre ella Distribuciones Aldana & Sierra, donde decenas de sus vehículos desaparecieron en diferentes regiones de Colombia,  robados con sus mercancías en El Líbano, Murillo, Caquetá, el Huila, en Gaitania, Planadas y en San Juan de Rioseco.

Así registraba la prensa cuando Jose A Sierra fue galardonado con el Mercurio de Oro
Así registraba la prensa cuando Jose A Sierra fue galardonado con el Mercurio de Oro
Suministrado

Lamentablemente, las amenazas a la familia Sierra y a sus trabajadores crearon un clima de miedo que obligó a José A y Luzmilla a salir exiliados con sus hijos a Estados Unidos. 

Ante la difícil situación, José A Sierra terminó por adquirir la parte de Absalón Aldana, puesto que su socio fue secuestrado y la misma familia de Absalón le pidió a José A Sierra que comprara el 50% de las acciones que les pertenecían, y así convirtiéndose así la empresa en Distribuciones José A Sierra, pero por temas de seguridad días después en Proandina.A lo largo de los años, José A Sierra y su familia crean y consolidan muchas otras empresas, entre ellas Representaciones Ambeima, la primera empresa que el fundo solo y que pasó a ser Promotora Comercial del Tolima; Procecol, Strategik y Servinaltra, las cuales junto a Proandina conformaron años después el grupo Empresarial Sierra Pineda SAS, una de las 20 empresas más grandes del Tolima.

Una de las grandes aficiones de Jose A Sierra ha sido viajar, acá una postal para el recuerdo
Una de las grandes aficiones de Jose A Sierra ha sido viajar, acá una postal para el recuerdo
Suministrada

A lo largo de los años el grupo Empresarial Sierra Pineda SAS se ha convertido en uno de los más importantes generadores de empleo de la región, 300 directos y 400 indirectos, algo que es sumamente importante teniendo en cuenta que Ibagué es la segunda ciudad con mayor desempleo en el País.

José A Sierra, quiso ser profesional, pero por las vueltas que da la vida solo pudo avanzar hasta quinto semestre de Administración de Empresas en la Universidad del Tolima no obstante, siempre al final del calendario académico la Universidad del Tolima y la Universidad de Ibagué lo invitan para que de una charla motivacional a los estudiantes próximos agradarse de los programas administrativos y empresariales, siendo el común denominador los aplausos y la admiración de quienes conocen de su propia voz la historia de su vida.

Aun así, luego de años trabajando en la región y aportando a la economía del departamento, José A Sierra se ha caracterizado por apoyar mucho a varios sectores de la sociedad, sin embargo, se sabe de buena fuente que a Don José no le gusta que se comente lo que hace, puesto que es de los que piensa que la mano izquierda no debe conocer lo que hace la mano derecha.

Hoy, luego de 75 años de vida y trabajo, José A Sierra tiene tras su sombra un enorme legado de trabajo, y uno de los más grandes aportes fue crear el Parque Empresarial de Ibagué, ubicado en el kilómetro 11 de la vía a El Espinal, donde se encuentran Colanta, Fruandes, y por supuesto después el grupo Empresarial Sierra Pineda SAS, que es una de las empresas con menos demandas laborales en el país, cifra confirmada por el Ministerio de Trabajo y Protección Social.

Jose A Sierra
Jose A Sierra
Suministrado
Fuente de la noticia: https://www.google.com.co/amp/s/www.alertatolima.com/noticias/tolima/jose-sierra-el-campesino-tolimense-que-se-convirtio-en-uno-de-los-mas-grandes%3famp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *